La NASA, un paso más cerca de conocer las entrañas de Marte